miércoles, 6 de octubre de 2010

El estreno de Ignacio

No me extrañaría que un día me quiten la custodia de los niños, no porque sea mala madre, que de momento no lo soy, es que mis hijos se pegan bastantes golpes y he tenido que ir a coserles varias veces, bueno con Irene 2 y con Ign me estrené la semana pasada.
Como tengo experiencia en este campo os aconsejo que no vayáis solos al hospital porque mantener a un niño de estos quieto mientras le miran es bastante complicado.
El martes pasado llegué a casa tras una dura jornada de trabajo y según subía en el ascensor oí los berridos del pobre Ign, tras una rápida y difícil exploración creí conveniente llevarle a urgencias, más que nada porque en la parte inferior del labio había una finísima línea que si la separabas se veía el otro lado.
Ahí me fui con un niño ensangrentado (y sin comer).
-Hola
-Si hola que le pasa
-Pues que se ha caído el niño y creo que necesita puntos.
-¿desde que altura?
-(ni idea, no me ha dado tiempo a preguntarlo) creo que desde su misma altura.
(con el creo me miró mal)
-Pérdida de conocimiento, vómitos?
(nueva voz dudosa) No
-Efectivamente necesita puntos. Pues nada madre pasa, le vamos a poner un gel anestesiante en la zona (este gel tarda una hora en hacer efecto) y luego vuelves
Total que tumbo al niño en la camilla y le intento sujetar.
-madre sujétale las manos, madre sujeta aquí, madre que no se mueva
Y la madre sudando la gota gorda mientras el hijo gritaba y gritaba (lo normal vaya)
Consiguen ponerle el gel y le plantan una venda debajo del labio.
-Madre, que no se lo quite
Y la madre sujentando con sólo dos manos, el bolso, la silla, las piernas del niño y sus dos brazos que se movían tan rápido que parecía un pulpo.
El caso es que cuando llega la hora de coser les envuelven en una manta que se hincha y les inmoviliza completamente, y yo siempre me pregunto ¿por qué no lo utilizan en el momento gel?
Otro tanto pasó el lunes cuando se los quitaron, porque lo normal es que se caigan pero a nosotros no se nos caen, y la madre volvió a sudar y sufrir mientras sujetaba al pulpo.

5 comentarios:

marisol dijo...

yo no se por que todas estas cosas las tienen que hacer las madres.No hay un padre que se adelante y te solucione el problema
Luego la madre esta nerviosa,la madre esta de mal humor etc.etc.

Mª Eugenia Villar (Mayda) dijo...

Al principio del relato he pensado "pobre Ignacio"... Y no es que no me dé pena el niño, que habrá sufrido el que más, pero ahora pienso "pobre madre"...

Anónimo dijo...

Eres mi héroe...
Tu cuñada E.

Marta de la Iglesia dijo...

Me siento plenamente identificada contigo. A mi hijo (que ahora tiene 9 años)le pasó lo mismo casi con 2.Recuerdo lo de la sábana rodeándole para no moverse, y yo sujetando la carita para que el médico pudiese coser. Lo aguanté todo hasta que levantaron al niño de la camilla todo lloroso y sudoroso, casi tanto como yo. En ese momento me tuve que sentar porque la que se mareaba, no sé si de la impresión o del esfuerzo, era yo. Entonces sacaron al niño para dárselo al padre, que se había quedado fuera, por aquello de ser aprensivo....

mamacuentista dijo...

Marta seguro que encima la histérica y blanda serías tu :)