martes, 11 de mayo de 2010

El Parque

Bajar al parque con los niños es una experiencia humana que hay que sentir por lo menos una vez en la vida, es el lugar donde los sentimientos humanos afloran, ira, vergüenza, orgullo.

Mis experiencias parqueras podrían dar lugar a distintas entradas, quizá lo haga, porque el parque es un lugar con sus propias reglas ,por ejemplo, si columpias a tu hijo no se te ocurra tenerlo mas de 2 minutos seguidos, 4 empujones y paso al siguiente niño. Esta norma hay que explicarla especialmente a las abuelas, ‘Mire usted señora, es que estos niños de la fila también se quieren montar, no están aquí para ver que bien se lo pasa su nietico, aunque le cueste creerlo’

Yo tengo clasificados a los miembros adultos del parque en distintas categorías:

-Los habituales, nos saludamos y tras varios comentarios sobre el tiempo que hace acabamos hablando. No conocemos nuestros nombres solo somos las madres de Fulanito, pero después de tanto tiempo ¿quién se atreve a preguntarlo? (Aquí es importante aguzar el oído por si el niño dice el nombre de mamá, pero esto sólo es válido si la criatura tiene a partir de 3 años)

-Los novatos, se les nota enseguida, siempre traen los juguetes más grandes.

-Las cuidadoras, siempre sentadas en el mejor banco, estad atentos al niño con cuidadora, mucho ojo porque acabas dándole tú la merienda, o vigilando que no se caiga o intentando que no le quite algo a tu hijo. Si es demasiado tarde y ya lo tienes pegado repite 10 veces, ‘no es mi problema, no es mi hijo’, a veces da resultado.

-Los visitantes, es la primera vez que vienen, el único peligro que tienen es que cogen los juguetes de tus hijos y tienes que vigilar por donde está para poder reclamarlo, recomiendo no tener ningún miramiento en este caso, localizar quien es el acompañante adulto y decirle que ese juguete es tuyo y que se lo dejas, aunque a mi últimamente me da buen resultado azuzar a mi hija para que lo recupere.

-El padreviernes, con el buen tiempo empiezan a aflorar (no están preparados para el frío), es el progenitor generalmente varón que tiene la tarde del viernes libre, la madre en estos casos suele aprovechar para tener la tarde ‘para ella‘ (para planchar, la compra…), es un individuo peligroso, además de no conocer ninguna regla del parque, juega al fútbol y además mal. Mucho cuidado con los balonazos, al no conocer las normas no juega dónde está estipulado. Afortunadamente se cansan pronto y se van.

Hasta aquí mi entrada de hoy, otro día me extenderé en los subtipos, la madre gallina, la mary poppins (esa soy yo, por mi bolso), la educadora, la perfecta, la metete, la cuantotiempotieneelniño que el mío ya anda y el tuyo no……

Podéis añadir todos los tipos/subtipos que queráis y los comentamos

 

6 comentarios:

Sofía dijo...

Y qué me dices de la que se sabe los nombres de todos los niños y te deja a ti fatal????
También tenemos a la mami "tirapichon" que no consigo entender cómo le merece la pena bajar al parque con tantos cacharritos y juguetes varios y encima sabe cuáles son los suyos!!!

Nuria dijo...

ja ja ja cómo me he reído.
Un especímen más: la madre/padre terracita-pasota.
Son los que se apoltronan en cualquier terraza "cercana" al parque DE ESPALDAS al mismo tranquilamente a tomarse una cañita y a leer el periódico. Total, saben que las demás madres "se encargan" de sus hijos. Hijos que suelen ser los más salvajes del parque, claro, son supervivientes sin custodia paterna/materna.
Yo no me he de repetir ni una vez, me da igual no son mis hijos. Lo aplico desde el primer pollo, que lo hay. Eso, o te toman como "madre adoptiva" porque ven que existen adultos que JUEGAN con sus hijos y les parece lo más, claro.
Y su progenitor A o B ahí, tranquilamente leyendo el Marca o el Hola.... en fin...

Marisol dijo...

Gracias por vuestros comentarios, tenéis toda la razón, faltaban esas especies, seguramente falte alguna más

beltraneja mutabe dijo...

Yo soy el padreviernes total!

Marisol dijo...

Para beltraneja mutabe (ya me explicarás el nombre) tu eres una especie de la que no he hablado aún el padreay¡ que le duelen los golpes mas que a sus hijos

Mª Eugenia Villar (Mayda) dijo...

¡Me encanta! Ja, ja...