lunes, 17 de enero de 2011

¿asco?

Cuando te conviertes en madre (y en padre) todos los escrúpulos que podías tener se pierden, eres capaz de cambiar un pañal apestoso, de no tener arcadas cuando te vomitan encima, de hacer la 'pinza' con los dedos para quitar ese moco poco estético que adorna la naricita de tu hijo e incluso utilizar el 'aspira mocos' con el grave riesgo de que el filtro no funcione y acabe todo en tu boca.
Con la comida pasa lo mismo, es muy común que mis hijos picoteen de mi plato, cuando vuelvo de trabajar a las 15.30 es muy habitual que Ign recoma de mi plato, es decir merienda lentejas o sopa o carne o lo que toque, se me pone al lado y va cogiendo comida, a veces incluso me pide una cuchara extra, hoy ha sido un día de esos, además de comer parte de mi sopa y de mi carne me ha pedido agua, y ahí es donde mi gen de madre de 'no me da asco nada de mis hijos' se ha revelado y ha dicho, hasta aquí hemos llegado y me he cogido un vaso para mi solita y es que no os podéis imaginar cómo ha dejado el vaso, y el agua.... donde antes había un vaso de agua fresca y cristalina ahora había un pozo de aguas estancadas, y es que lo de compartir esta muy bien pero todo tiene un límite y el mio ha llegado hoy en forma de vaso.
Adjunto foto de un vaso nuevo con agua del grifo y del vaso tras pasar por las zarpas de mi hijo, ¿cuál es cuál?

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Vaya!

marisol dijo...

NO ENTIENDO CON LO DULCE QUE ES
COMO PUEDE SER TAN CERDO

kira permanyer dijo...

me suena, me suena....
esto respecto a las guarradas, pero y cuando te queda el último trocito de helado o bocadillo y te miran con esa cara de" mami me lo das?" que rabia! claro, se lo das!
Un saludo.

Anónimo dijo...

También pasa a la inversa, el otro día un dietista le dijo a mi amiga que un tanto por ciento de lo que engordamos las madres resulta de comer las sobras de bocata, comida cena, etc que dejan nuestros hijos por no tirarlo.
Se nota que de bebidas no hablaba, ese vaso no me lo termino ni con sed.
Cuñada, qué razón tienes.Cómo cambiamos!!!E.

Miguel dijo...

Todo bien. Pero lo del filtro y la boca sobraba... ajjjjjjjjj que ajjjcoooooo!!!

juan andrés estrelles dijo...

Si vale, te entiendo.
Algo como ese vaso acaba con la paciencia de cualquier Job que se precie. Pero ¡Animo¡ Apuesto a que ya tienes pensado como empezar a corregirle. Y por otra parte –Siendo un poco egoísta lo reconozco y seguro que no soy el único.- he de admitir que espero deseoso que nos empieces a relatar el proceso. Apuesto a que nos deparara un montón de entretenidas situaciones cuajadas de sus fantásticos y ocurrentes reflexiones y palabros. Un abrazo.

Juan

La hermanísima dijo...

Sí, vale...el niño es bastante cochino, no me canso de decirlo...pero la madre también por sacar y publicar esa foto!!!