jueves, 15 de julio de 2010

Vergüenza

El otro día tuve la ocasión de cenar con algunos seguidores de mi blog que además son mis cuñados... el caso es que me acusaron de que no escribía nada últimamente, así que aquí estoy.
Hoy voy a contaros una cosa que me pasó en la boda de mi cuñado C. y mi cuñada E. y de verdad que no se porque me ha venido a la mente, el caso es que me he puesto roja como un tomate pero también me he reído mucho y como suelo meterme con unos y con otros hoy lo hago conmigo misma.
Mis cuñados se casaron en Guadalupe, lugar precioso, nos alojamos en el parador y tuvieron el detalle de darnos a mi marido y a mi una de las mejores habitaciones, cama con dosel, jacuzzi en el baño, vistas al monte (creo, esto no lo recuerdo bien) vamos un sitio muy romántico y relajante.
El Parador de Guadalupe ocupa un antiguo palacio del siglo XVI, lleno de pasillos y recodos, vaya un auténtico laberinto, de hecho te acompañan a tu habitación para que no te pierdas, las puertas son antguas y HAY QUE CERRAR POR DENTRO CON LLAVE.
Supongo que ya os habeis hecho una idea del tipo de sitio que es así que continuo.
Estábamos Ignacio y yo en nuestra habitación descansabdo un poco antes de la cena previa a la boda, ign decide echarse una siesticita y yo un baño, en el jacuzzi.
Así que me preparo un baño relajante con espuma.
Cuando estoy tapada con la toalla dispuesta a sumergirme en el agua caliente, se abre la puerta de mi habitación (yo no sabía que se cerraba con llave) y me encuentro a un amigo de mi cuñado mirándome con cara de horror mientras yo medio tapada con la toalla (o por lo menos prefiero recoerdarlo así) solo consigo decir aaahhhh.
Fuí corriendo a despertar a ign que no se había enterado de nada y no conseguía explicarle que me había pasado, solo conseguía valvucear, que horror, que vergüenza, que horror....
Todo tiene su explicación claro y es que el pobre chico quería llegar a su habitación situada debajo de la nuestra y no se quien lo pasó peor si el o yo.
El caso es que si o si nos íbamos a volver a ver ya que estábamos en una boda y además vivimos en la misma ciudad, así que me dije más vale una vez colorada que mil amarilla.
Se lo conté a mi cuñado C. (os podéis imaginar las carcajadas) y le pedí que me lo presentara, así que ahí estamos frente a frente:

-Fulanito esta es mi cuñada Marisol
y yo le digo a fulanito (es que se me ha borrado el nombre de mi mente, debe ser un bloqueo de esos para sobrevivir) No si ya nos conocemos verdad???
Yo roja como un tomate, pero como una señora no?

4 comentarios:

Carlos A. dijo...

Como una señora, eso sí.
Por cierto, la otra parte era J.

Miguel dijo...

Jajaja, ésta no me la sabía!
M.
p.s. Claro, sería porque me tocó dormir en el hoSTAL, no en el hoTELParadorDeTurismo-LugarMarcoIncomparable-YantiguoPalacioDelMarquésDeRomana...

marisol dijo...

m. es lo que tiene ser joven que puedes dormir en cualquier sitio

marisol dijo...

que gracia, visto ahora, pero que horror en el momento TIERRA TRAGAME
bUENO YA SABES QUE CUANDO TE INVITEN A UN PARADOR MARAVILLOSO CON CAMA CON DOSEL ETC.ETC.
TIENES QUE CERRAR LA PUERTA PORQUE SI NO PUEDE ENTRAR EL FANTASMA DEL CASTILLO